Las tendencias actuales del desarrollo del hombre como ser social están influidas por la preparación física y mental, el nivel cultural, la edad y el sexo, el temperamento, que naturalmente entran en contacto con el medio ambiente que lo rodea. La palabra recreación es escuchada hoy en cualquier parte, la amplia variedad de su contenido permite que cada quien la identifique de diferente forma, sobre la base de la multiplicidad de formas e intereses en el mundo moderno puede constituir formas de recreación. Es por eso que muchas veces lo que para unos es recreación, para otros no lo es, por ejemplo el cuidado de los jardines para algunos resulta una actividad recreativa y para otros constituye su trabajo. El desarrollo de las actividades recreativas deben caracterizarse por satisfacer los gustos e intereses, ya sea por actividades propias de la cultura física o actividades culturales y sobre todo por la variedad y la calidad de las ofertas, atendiendo a las diferentes edades, para lograr que la población alcance la satisfacción plena, que posibilite el uso del tiempo libre en actividades productivas. La recreación es un fenómeno social, es un derecho del pueblo como forma cultural La misma asegura las condiciones socio económicas y desempeña un gran papel por sus valores específicos en la opción y en ser una actividad de auto desarrollo que cumple la recreación (formación cultural integral), cualquier actividad que se realice en el tiempo libre y aporte características positivas a la personalidad, es considerado como recreativa, representa para el niño una contribución a su desarrollo físico, social, intelectual; para el joven, la acción la aventura e independencia, para el adulto un elemento higiénico y de descanso activo. De forma general la necesidad de realizar juegos en las actividades físicas, deportivas-recreativas, para lograr que los niños hagan un correcto uso del tiempo libre, motiva la realización de acciones que por peculiares se concentren en un proceso que satisfaga estas necesidades contemporáneas de forma específica a escala mundial y nacional. Es por ello que se puede plantear que la actividad recreativa es tan antigua como el propio hombre, pues desde las comunidades primitivas desarrolló un papel determinante en el desarrollo de la especie humana y propiamente de la sociedad en su conjunto, ya que a través de esta las familias, los pueblos, las ciudades y los países lograban despertar sentimientos de confraternidad, de unidad, de solidaridad y responsabilidad en las actividades que desarrollaban, fueron tan grandes e importantes que cuando se desarrollaban los juegos olímpicos antiguos, se paraban todas las guerras que existían y eran días de fiestas, de compartir las alegrías de los deportes, los enemigos eran amigos y todo estaba en función de los juegos, por lo que se puede ver el papel regulador de las actividades referente a los modos de actuación de los individuos y de la formación también de la personalidad. El juego como medio constituye un importante elemento para el desarrollo armónico y multilateral del niño, pero además en un valioso elemento educativo de gran importancia para su desarrollo psíquico. En el transcurso del juego el niño salta, corre, lanza, atrapa y disfrutan de la actividad, también se comunican, interactúan y cuando participan en los juegos de roles, posibilitan que el profesor aprecie la forma en que reflejan las relaciones con las personas que los rodean en el medio social y familiar en que se desenvuelven. El juego constituye en el niño su actividad central, hace activo lo que muchas veces sufre pasivamente. El niño juega no sólo para repetir situaciones placenteras, sino también, para elaborar las que le resultaron dolorosas. Es por eso el compromiso por parte de nuestras diferentes autoridades y por parte de nuestro alcalde el comprometerse con este tipo de actividades, gestión 2015 -2018.